Páginas vistas en total

Luna de Santa Ana

Esta noche, desde mi azotea se ve la luna enorme en un cielo negro, cerrado, brillando con mucha fuerza, a pesar de que un poco de tierra del desierto le suaviza las lindes, ¿será el reflejo de tanta luz?
Estoy sola y la miro y me quiere atraer, y por momentos olvido que no está viva, que no tengo que temerle, pero mete miedo, tan grande sobre mi cabeza.
Si la miro a través del objetivo de mi cámara se mueven sus facciones y me gruñe, me retiro del visor y se aleja.
Tan brillante en el cielo, sofocando destellos adversarios, tan clara mi azotea a media noche, que tengo que asomarme para contemplar las matas del jardín, se ven las flores y las hojas del drago, las ramas de los árboles sobre la tierra: las sombras que va dejando la luna. Demasiadas.

1 comentario:

  1. ¡Qué bonita noche de luna llena,amiga! Yo también pasé la noche de Santiago mirando La Luna...y hasta se me antojó que llevaba antifaz. No sé ante quién pretendía pasar desapercibida....imposible, emitiendo tanta luz como lo hace. Besos de lunática

    ResponderEliminar